Registrarme
Shows | Vie, 25 de Nov de 2016

Black Sabbath en Córdoba: el comienzo del final

 

Es el final. Mejor dicho, el comienzo del final… tal cual lo anuncia el slogan que juega con “End of the beginning”, una de las canciones de “13", su último disco de estudios. La formación original de Black Sabbath (tres de sus cuatro miembros originales) se está despidiendo de todos sus fans en The End Tour, y volvió a Argentina después del histórico show que habían dado en La Plata en octubre de 2013. Esta gira despedida los encuentra en gran forma, y la actuación del miércoles en el Orfeo Superdomo de Córdoba fue simplemente un lujo. La experiencia indoor fue única, inolvidable, y hasta inimaginable ni siquiera en el fanático más optimista, ya que están realizando una gira a escala de grandes estadios. Como ejemplos, venían de Chile, de un Estadio Nacional de Santiago colmado, y el sábado los espera el de Vélez Sársfield, en Capital.

Fue un lujo que hubo que pagar. El alto precio de las entradas fue quizás uno de los motivos por los cuales el estadio no estuvo lleno. Hubo alrededor de seis mil personas. Los locales (y legendarios) Hammer fueron los primeros teloneros y Rival Sons, la banda de Long Beach (California) que viene acompañando a Sabbath durante toda esta gira, ratificó en vivo sus credenciales, con un compacto set de cuarenta minutos. Era un grupo por descubrir, a diferencia del anterior show de Sabbath, cuando el telonero fue Megadeth, un nombre demasiado grande, y muy caro a los sentimientos del metalero argento.

Doce minutos pasadas las nueve de la noche, los padres del heavy metal se presentaron con la fundacional “Black Sabbath”. Es el primer tema del debut de homónimo de Sabbath, el punto de partida, como si se estuviera repasando la historia desde el primer minuto, recreando también el sonido de la lluvia y los truenos que abren el disco, con toda la densidad y oscuridad del riff de Tony Iommi. Le siguieron "Fairies wear boots" y "After forever".  Al zurdo guitarrista se lo vio con un perfil más bien bajo, pero firme y concentrado en su instrumento, preocupado por realizar un trabajo sólido y efectivo. Además, a Iommi se lo nota recuperado del linfoma que le detectaron hace unos años.

 

 

La propuesta en esta gira despedida es la de repasar los primeros cuatro discos de la banda, una lista similar al show de La Plata, pero con la diferencia de que no hubo ningún tema de “13”, disco que estaban presentando en aquel momento. Con “Snowblind” el grupo recordó sus años de consumo de cocaína, de los excesos que rodearon la grabación del “Vol. 4”. Tommy Cufletos es el reemplazante del baterista original Bill Ward. El tecladista y guitarrista Adam Wakeman (hijo de Rick, tecladista de Yes) es el quinto integrante del grupo, que colabora desde un costado del escenario. Al igual que Cufletos, Wakeman ha acompañado a Ozzy Osbourne en su carrera solista.

El clásico "War pigs" es indestructible, y "Behind the wall of sleep", con el solo de bajo de Geezer Butler que desembocó en "N.I.B.", fue probablemente uno de los puntos más altos del show. La instrumental "Rat salad" le dio paso al solo de batería en el que Cufletos demostró toda su capacidad y vitalidad, y además le dio un descanso al trío sexagenario. Si bien Ozzy va a cumplir 68 años en diciembre, tuvo una performance vocal impecable, y es el entretenedor, la atracción natural. Ozzy es todo carisma, que demuestra con su eterna muletilla "los quiero a todos".

En un público y en un país que, además de las letras, también corea los riffs de guitarra, tener a Tony Iommi disparando riffs de clásicos que le dieron origen al género fue toda una bendición. Quedó demostrado en "Iron man", que desató la euforia de todos. Ozzy le dio crédito a Iommi en "Dirty women", la canción más "nueva" de todo el repertorio (de “Technical ecstasy”, 1976). En la recta final, la cabalgata épica de "Children of the grave" también fue demoledora y con “Paranoid”, previsible, pero no por ello menos emotiva, cerraron el show, después de una hora cuarenta minutos, con The End en la pantalla gigante y "Zeitgeist" sonando en los parlantes.

 

 

El show de Black Sabbath fue toda una celebración de la historia de una banda fundamental que se está despidiendo. También fue un viaje en el tiempo al año cero del género: 1970. En la lista predominaron cinco canciones de “Paranoid”, segundo disco del grupo, y tres del primero, ambos de ese mismo año. Esta gira despedida terminará donde todo comenzó, en su Birmingham natal, los días 2 y 4 de febrero del año próximo. Fechas que, ellos juran, serán las últimas de todos los tiempos. Más allá de que mantengan su palabra o no, nos mostraron su mejor versión, y nos dieron otro show inolvidable.

La lista de temas de Black Sabbath en Orfeo Superdomo (23/11/2016)

Black Sabbath
Fairies Wear Boots
After Forever
Into The Void
Snowblind
War Pigs
Behind The Wall Of Sleep – N.I.B.
Rat Salad – Solo Batería
Iron Man
Dirty Women
Children Of The Grave

Bises
Paranoid

 

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo