Registrarme
Entrevistas | Sab, 25 de Jun de 2016

La búsqueda sonora de Las Pelotas

 

"Nos propusimos de antemano hacer un disco que tuviera un trabajo sonoro importante. Este disco está más marcado, nosotros decimos que quisimos hacer un audio 3D, con una sonoridad con texturas, capas". Gaby Martínez se entusiasma cuando describe la búsqueda constante de Las Pelotas. Se la nota conforme y orgullosa, y no es para menos. Su grupo volvió a la carga con canciones nuevas, y con la necesidad de siempre, la de renovar la apuesta artística y tratar de superarse. Básicamente, lo que ha hecho el combo que lidera Germán Daffunchio desde hace más de 25 años. Las Pelotas presentó oficialmente su nuevo disco con un Luna Park agotado y, dentro de la gira nacional, la cita obligada en Rosario fue el sábado 25 en Club Brown. El lugar que, desde su inauguración oficial en 2013 (casualmente con un show Pelotero), ha recibido todas las visitas del grupo a la ciudad.

“Brindando por nada” fue editado en marzo de este año, es el sucesor de “Cerca de las nubes”, y ya el tercer disco de estudios sin la presencia de Alejandro Sokol. El trabajo fue producido por el líder de la banda junto al tecladista Sebastián Schachtel, y tiene once nuevas canciones que se extienden por algo más de 38 minutos. Los encargados de atender a la prensa habitualmente son Daffunchio y la bajista Gabriela Martínez, a quién le tocó contestar el llamado de RosarioRock.com para una charla que pasaría casi exclusivamente por el nuevo disco.

Como es costumbre del grupo, para darle forma a cada nuevo trabajo, todos los integrantes de Las Pelotas se reúnen en el estudio que Germán Daffunchio tiene en Traslasierra, Córdoba. Un momento fundamental, no solamente en lo musical sino también en lo humano. Para “Brindando por nada” no fue la excepción. La bajista explicó que "hicimos lo que veníamos haciendo en discos anteriores, irnos allá al estudio y encerrarnos por jornadas intensas durante cinco o seis días. Contentos con lo que iba saliendo. Vamos siempre armando los temas desde cero, zapando y rescatando cosas que nos gustan, y trabajando enfocados sobre eso, así fueron tomando forma estas once canciones. Tiene mucho que ver el lugar, el estudio en Traslasierra nos enfoca bastante, no hay distracciones, cada uno se aleja un poco de su casa, y nos enfrascamos allá."

Aunque esta vez, en pleno proceso de composición, la banda desvió sus prioridades para festejar los 25 años de vida. "A diferencia de otros discos, en el medio salió el DVD “5x5” y el festejo por los 25 años, y eso también generó mucho trabajo e hizo que se atrasara un poco la salida de este disco. Tomábamos distancia y escuchábamos lo que habíamos hecho. Fue un proceso de un par de años."

“Brindando por nada” es un título que puede tener dos lecturas opuestas. Una pesimista, de que no hay nada por qué brindar, y una optimista, de brindar aunque no haya motivos. Gaby coincidió en que "las dos caras, ambos sentidos, a nosotros nos gustan mucho. Tenemos mucho de eso, de ironía y trabajar con las dos cosas. Como también fue “Esperando el milagro”, un doble sentido, nos gusta jugar con eso."

El nuevo disco tiene algo de ese viaje sonoro que proponía deliberadamente “Cerca de las nubes”, y hasta el arte de tapa de este disco es similar al del disco anterior. Sobre si “Brindando por nada” es una especie de continuación del trabajo anterior, la bajista admitió que "hay algo de continuación de “Cerca de las nubes”, creo que vamos por ahí. Nos propusimos de antemano hacer un disco que tuviera un trabajo sonoro importante, algo que habíamos empezado en el disco anterior. Este disco está más marcado, nosotros decimos que quisimos hacer un audio 3D, con una sonoridad con texturas, capas. No regrabaciones, sino la búsqueda de cosas para ir embelleciendo una canción. La canción tiene que estar siempre, es un lugar desde donde partimos, tiene que tener las melodías y las partes trabajadas, pero después nos tomamos un trabajo aun mayor para darle una vuelta a esta sonoridad."

Las Pelotas defiende al disco cómo obra, como concepto, en una época donde algunos dicen no tener tiempo para ponerse a escuchar un trabajo de principio a fin. "Entendemos que todo va cambiando, la forma de escuchar un disco, o quizás la gente ya no compra un disco, o ya no escucha la radio para escuchar música, sino que lo hace desde alguna plataforma de streaming. Todo va cambiando. También entiendo que pueden bajarse temas separados, escuchar temas sueltos y quizás no les interese ir más allá de eso. Pero nuestra idea es que sea una obra. Somos de la vieja escuela, y nos gusta la idea de defender un disco como obra. Para nosotros un disco nuevo es el comienzo de una etapa nueva, por las giras de presentación, para poder dar un espectáculo distinto."

Al igual que en el disco anterior, en este tampoco hay temas reggae, una característica fundamental de los comienzos del grupo (sobre todo viniendo de la escuela de Sumo) que parece estar quedando atrás. Consultada sobre si la banda, quizás sin darse cuenta, cambió el sonido, Gaby piensa que "los últimos reggaes que nos salieron no nos terminaron de convencer y quedaron en el camino. Para este disco ni siquiera hubo bocetos de reggae. No es algo pensado, que decimos "no, no va a haber reggae". Simplemente no sale algo que nos guste. En el anterior había algunas cosas pero pensamos que no tenía que ver con la obra, y en este ni siquiera surgió. Es un proceso natural. No es algo que nos preocupe, la banda fue mutando y no nos obligamos si no salen. En vivo seguimos haciendo porque hay varios, como para elegir y hacer tres o cuatro dentro del show."

Uno de los productores del disco, junto a Germán Daffunchio, fue el tecladista Sebastián Schachtel. Quizás su injerencia fue fundamental para que en “Brindando por nada” haya una mayor participación de los teclados. "Puede ser, en la búsqueda sonora, los teclados ocupan un lugar importante. Más allá del bajo y la guitarra, el que termina haciendo malabares para que todo encaje es Seba, y le permitimos ese espacio, está buenísimo lo que aporta. Como productores, tanto Seba como Germán han trabajado muchísimo para el disco. Igualmente trabajamos juntos, y las opiniones de todos cuentan. Todos proponemos cosas, pero en algún momento hay que ir cerrando y definiendo ideas, alguien tiene que decir "vamos por acá". Sería imposible que estuviéramos los seis ahí. Los dos han trabajado en la mezcla, la mayor cantidad de horas, ahí metidos. Son dos enfermitos del trabajo (risas)."

"El amor hace falta" tiene un riff simple y efectivo que pega, y una frase redundante...
Fue uno de los primeros temas que quedó terminado, con la compañía buscamos un adelanto para que salga, y fue el primer elegido. Es un tema con esa frase tan marcada, que es una ironía, en su momento Germán hablaba del Papa, de gente que habla del amor, pero que queda en duda cuanto amor tienen realmente. Cuando empezamos a zaparlo, estaba esa frase sola, y nos preguntamos "¿Después de esa frase tan fuerte que podrá decir? ¿Qué te queda?" Se fue encontrando como acompañarlo. Es un tema basado en el riff de guitarra, marcado sobre eso pero acompañado sobre esa frase, que es un poco repetida, pero es la idea.

"Víctimas del cielo" es un tema marca registrada de Las Pelotas. Aunque tiene el sonido que uno espera del grupo, nada novedoso, funciona igual. ¿Tienen una fórmula repetida pero que es ganchera, que se las arregla para gustar?
Totalmente, las veces que ya lo hemos tocado se perfila como un futuro tema infaltable en la lista, uno que la gente toma como himno. La búsqueda del tema fue un proceso bastante interesante. La letra es profunda, hiriente, con melancolía, también estaba basado en una guitarra con un riff y la base que lo va llevando. En este disco hay un poco más de coros, trabajados como colchón, no solamente como dobles voces. De hecho hay gente que lo escuchaba y ha llorado, cuando invitábamos a alguien para mostrarlo en el estudio.

"Como una estrella" ¿Está dedicada al Bocha Sokol?
Habla de una pérdida, después cada uno le dará la lectura que quiera, pero no está dedicado a Alejandro. El año pasado fue de pérdidas personales de algunos de los integrantes y viene por ahí.

Vienen de tocar en La Trastienda, y ya presentaron oficialmente el disco en el Luna Park, ¿Cómo va a ser el show de Club Brown?
Tuvimos la suerte de tener un Luna agotado, y fue bastante importante para nosotros. Aunque veníamos tocando el disco, habíamos hecho seis o siete shows antes, el Luna es el lugar donde sí podemos armar toda la puesta que queremos, con la que vamos a ir a Rosario y a Córdoba. Algunos cambios por tamaño del escenario, pero vamos con el puntapié del Luna. Fue una noche espectacular, de muchos temas, que es la idea para Rosario y Córdoba, haciendo el show nuevo, el nuevo disparador de la gira que tenemos por delante. Tocamos el disco entero, quedamos contentos con cómo la gente lo recibió.

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo