Registrarme
Entrevistas | Vie, 2 de Mar de 2018

Música Para Volar: El unplugged de Charly

Tras agotar entradas para los shows "Charly Unplugged" en febrero, Música Para Volar se volverá a presentar este domingo 4 de marzo a las 21 Hs.

ENTRADAS
Las anticipadas para el show de marzo pueden conseguirse en por sistema Ticketek. en la boletería del teatro y limitadas con descuento especial en Rosario Rock (Corrientes 755 – Palace Garden 1er nivel) de lunes a sábado de 9 a 20 hs.

 

"Tocar el Unplugged de Charly es un gran aprendizaje"

"Cuando nos juntamos por primera vez no pensamos en formar un grupo, sino para tocar ese disco, hacerlo una o dos veces. Era el año 2012, la propuesta vino del guitarrista Alexis Thompson, que me llamó para tocar la batería y cantar, lo cual era algo nuevo para mí, porque siempre había sido un baterista que hacía coros. Después sumamos a los otros dos músicos, Julieta Sciasci en bajo eléctrico y Bruno Moreno en teclados, y fue una experiencia muy rica la de sacar todos los arreglos de ese disco". José Matteucci habla de Música Para Volar, el grupo que formaron casi inconscientemente después de esa primera idea, la de recrear ese disco que, obviamente, era el Unplugged de Soda Stereo, “Comfort y música para volar".

El cantante, que vive en Capitán Bermúdez y da clases de batería además de ocuparse de su banda, charló telefónicamente con RosarioRock.com y describió con lujo de detalle estos cinco años en los que el proyecto fue tomando forma con un crecimiento sostenido, tanto a nivel musical como también en la repercusión del grupo. "Aquella primera vez programamos los arreglos de cuerdas, salían grabados, e hicimos un trabajo de sincronización de video, mezclando cada una de las canciones con escenas que fuimos seleccionando de la filmografía de Stanley Kubrick. Quedó como un espectáculo conceptual, que empezó a tener que repetirse porque siempre se agotaban las entradas". Siguió recordando Matteucci sobre "Música para volar + Kubrick", uno de sus primeras ideas.

En la línea de tiempo que propuso el cantante, contó que después "empezamos a que en lugar de que las cuerdas estén programadas, que estén tocadas en vivo. Teníamos la experiencia de tocar en el ambiente de la UNR, de hacer música académica. De hecho Bruno, nuestro tecladista, es compositor de esa música, y en ese marco teníamos contacto con instrumentistas de cuerdas, así que hicimos la experiencia de mezclar la banda de rock con ese tipo de instrumentos, de combinar esas sonoridades en vivo, de ir ensamblando los sonidos que son propios del rock con otros que vienen de otro lado, como un violín o violonchelo. Eso fue el germen de lo que hicimos después, que fue Cerati Sinfónico, un proyecto muchísimo más ambicioso, donde armamos arreglos para orquestas sinfónicas y coros polifónicos, que escribió Bruno.”

Pudimos tocarlo en Rosario en el 2015, y eso significó también un salto importante en la visibilidad de la banda. Empezamos a meterle mucho trabajo y mucho ensayo para poder hacer eso. Ahí empezamos a hacer una gira, salimos bastante de Rosario, y recorrimos casi todas las provincias de Argentina con una metodología que consiste en ir armando orquestas en cada provincia, tocamos con más de cuatrocientos músicos de todo el país.”

Al seguir enumerando los distintos proyectos que abarcaron durante estos cinco años de carrera, Matteucci destacó sobre "Paseo Eléctrico" quedespués de tocar el Unplugged con las cuerdas también quisimos volver a hacer algo los cuatro solos, pero con la particularidad de explorar más las composiciones de Cerati solista que dialogan con la música electrónica, donde hay presencia de elementos electrónicos, así que ahí volvimos a trabajar con computadoras, programaciones, y armamos un espectáculo que tiene ese sentido. También trabajamos con videos sincronizados, creamos una especie de nave, donde estamos en la cabina, y vamos recorriendo distintos lugares de la Argentina, buscamos videos de distintos paisajes, y jugamos un poco con la sensación de que uno está viajando con la música. Era un espectáculo para escuchar parado y moverse un poco, poner el cuerpo.”

En este 2018, los planes son, en primer lugar, el de repasar el Unplugged de Charly García, que van a tocar este domingo 4 de marzo en Plataforma Lavardén, y durante el resto del mes van a llevar a Buenos Aires, Córdoba y Casilda. “Otra obra que siempre nos había parecido maravillosa, y que tiene la particularidad de que es una formación muy parecida. Hay dos instrumentos de cuerda, violín a cargo de Ignacio Quiroz y violonchelo con Paolo Ferrara, músicos con los que venimos tocando desde hace años, y son cada uno un maestro en su instrumento.”. Acto seguido, en el mes de abril, van a presentar el renovado espectáculo "Cerati Sinfónico II: La Nave Vuelve A Partir", con el que girarán por varias ciudades, y con la fecha excluyente del viernes 27 de abril en el Teatro El Círculo.

¿Qué se plantean ante cada proyecto? ¿Cuáles son las premisas más importantes?
Tratamos de ir pensando en un concepto. La primera pata siempre es la música, que nos movilice, nos llene, que consideremos que hay belleza, y después nos sumergimos a trabajar para llevar al extremo ese concepto. Cómo queremos tocarlo, cómo queremos que se escuche, cómo queremos que se viva. Siempre pensamos, más allá de lo musical, en la situación del concierto, las imágenes que van a acompañar, cómo va a estar la gente, si sentada o parada, el lugar. Parte de la riqueza, de la experiencia que hemos tenido con Música Para Volar es esta situación de encontrarnos con el público a compartir un repertorio.

El Unplugged de Charly marcó a toda una generación, ¿Qué representa para ustedes?
Es un disco maravilloso, increíble, icónico del rock nacional en los noventa, y una muestra de cómo ese gran monstruo musical que es Charly García logra reinventarse constantemente. Lo que toca en el piano, la forma de revisitar las canciones de distintas épocas, que van de algunas casi contemporáneas al disco, a los ochenta y al compacto de Serú Giran. Logra mostrar que tiene una mente musical implacable y una antena que le permite conectar instantáneamente cosas que uno después está digiriendo o entendiendo.

Para repasarlo prometen "los arreglos de cuerdas originales, una videoinstalación y hasta la muñeca Barbie", ¿Cómo lo pensaron?
Tocar ese disco es un gran aprendizaje, un gran placer y también un gran desafío. Estuvimos más de un año ensayándolo, pensando cómo iba a ser. Vimos que también tenía samplers, Charly con una muñeca Barbie reproduciendo esos audios, que nosotros también vamos a tener, y algunos otros soniditos que se disparan, y que para nosotros era un detalle más que no queríamos dejar pasar. Además, en la gráfica del show hicimos un fotomontaje con Virginia Moreno, una fotógrafa de Capitán Bermúdez, que consiguió Barbies y empezó a armar toda una escena de una Barbie Say No More, le puso un brazalete y la pintó como Charly en aquella época, y esa es la imagen del show.

¿Cómo se están preparando para la fecha en el Teatro El Círculo, con el show renovado de Cerati Sinfónico?
Elegimos un nuevo repertorio. Las canciones recorren todas las etapas de Cerati, hay temas que van desde lo primero de Soda hasta la última etapa solista. Algunas se va a repetir, algún arreglo de lo que ya teníamos, pero es un nuevo viaje, el noventa por ciento del espectáculo es otro recorrido, tiene otro espíritu en algún punto, es más rítmico que el anterior, más power, y hay muchas novedades que tienen que ver con la formación de la orquesta. Vamos a sumar algunos instrumentos que antes no estaban, como el fagot y oboe, o sea que la paleta orquestal va a ser diferente y va a tener más variedad,  más colores.

Son admiradores y reconocen la influencia de Luis Alberto Spinetta, ¿Tienen pensado algún proyecto para homenajearlo?
Por el momento no tenemos un proyecto por ese lado, porque estamos muy metidos con lo que estamos preparando, pero por supuesto que es un artista increíble, que está en esta sintonía, son grandes maestros del rock nacional argentino. La obra de Spinetta también es increíblemente valiosa y un desafío de tocar, pero por el momento no hay nada. De hecho es muy nuevo lo que estamos haciendo con Charly, y todavía estamos en la etapa de desarrollo del nuevo sinfónico de Cerati, así que tenemos trabajo intenso hasta fin de año.

En esta especie de altar en el que ubican a Spinetta, Cerati  Charly, ¿Te gusta alguna banda o músico nuevo, o crees que ellos son irrepetibles?
Las dos cosas. Son irrepetibles, como también lo es la etapa fundacional de un género como el rock nacional, son pilares que se van a convertir en referencia y estándar para lo que venga. De los artistas actuales le presto mucha atención a los discos nuevos que va sacando Gonzalo Aloras, un rosarino que recoge esa trayectoria, que ha tocado con Cerati en algún momento, que se ha cruzado con Charly, con Spinetta también, y que en sus discos hay mucha información que va por ese lado.

Hoy tenés también a Lisandro Aristimuño, que dentro del rock canción es un referente más que interesante. Se está mezclando el rock con otros géneros, Aristimuño hace poco hizo una gira con Raly Barrionuevo. Hay como una especie de diálogo con alguien que viene de la canción, del rock, con otro que viene del folclore, que han interpretado música latinoamericana en general, abriéndose a otros estilos. A mí me parece interesante la canción que surgió dentro del rock nacional y está abriéndose a distintos sonidos, distintos ritmos. Creo que en eso también tenían mucho que ver tanto Cerati como Charly y Spinetta.

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo